Se celebrará en Expourense del 14 al 16 de noviembre

Cuarenta anticuarios y más de 30.000 piezas son las cifras que definen la I Feria de Antigüedades que se celebra en Expourense entre el 14 y 16 de noviembre. Se trata de un evento externo, organizado por la empresa NougrupFiral, especializada en la organización de ferias de antigüedades por toda España y que, por primera vez, llega a Ourense. Esta exposición es apta para nostálgicos y propone un recorrido por la historia a través de postales, discos de vinilo, juguetes, teléfonos, máquinas de escribir, muebles, joyas, porcelanas, objetos vintage, aperos de labranza, libros, etc.

Expourense-Feria-Antiguedades

En esta primera edición, que la organización prevé como una “toma de contacto para conocer los gustos e intereses de la ciudad”, acudirán 40 anticuarios llegados desde toda España y también desde el extranjero. La mayor parte de los participantes proceden de la comunidad gallega. “Se trata de un sector que apenas sale de Galicia, y ésta también va a ser una gran oportunidad para ellos de ponerse en contacto con los anticuarios de sitios como Valencia, Andalucía, Asturias, Castilla y León, Madrid, la Rioja y Francia”, señala Ángel Moix, gerente de NouGrupFiral. A diferencia de las ferias de antigüedades que se realizan en la calle, desde la organización se destaca que “podremos ver esos objetos que nunca se muestran en la calle por temor a que se estropeen en la intemperie”.

El precio de la entrada es de 3 euros y permite acceder los tres días al recinto para dar tiempo a los visitantes a “bucear” entre los 30.000 productos que ofrecerá el evento. Puede obtenerse un euro de descuento imprimiendo el vale de su página de Facebook (www.facebook.com/nougrupfiral), en los anuncios publicados en prensa o a través de los folletos que se repartirán por toda la ciudad. El horario de feria es de 17 a 21 horas el viernes 14 y de 10.30 a 21.00 h. el sábado y domingo.

Desde la organización se resalta que “habrá una gran variedad de antigüedades, aunque especialmente serán objetos de pequeño tamaño y muebles. “La feria se adapta a todo tipo de público. A los niños por la curiosidad de ver juguetes antiguos y para los padres para mostrarles a sus hijos esas cosas de antes… También para aquellos que busquen algún objeto especial para decorar sus hogares, ya que en la actualidad la tendencia es mezclar una pieza antigua dentro de un ambiente moderno”, indican desde la organización.

Mención aparte merecen los objetos “vintage”, que se han convertido en una moda y en un referente de la decoración y el buen gusto. “Ya no se trata de las antigüedades oscuras de toda la vida, sino objetos que se caracterizan por su color y vida”: ropa, muebles e incluso viejos Madelman, que hoy son una de las piezas más codiciadas por todo coleccionista.  Es por este motivo que se prevé la presencia de  expositores decorados con sumo gusto por profesionales y que mostrarán cómo integrar estos objetos en el día a día de nuestro hogar”, explica Ángel Moix.

Pero además de punto de venta, la cita también pretende servir para que los visitantes hagan negocio con aquellas cosas antiguas que tienen en sus casas. Los interesados podrán conocer el precio estimado de las antigüedades que tienen en su hogar y hacer negocio si así les interesa. En los últimos años se ha producido una revalorización de los objetos antiguos, fenómeno que se ha acentuado con la crisis económica, por eso, para muchas personas este tipo de ferias es el lugar ideal para deshacerse de aquello que ya no quieren y, además, sacar un beneficio.

 

Relacionado con: :